martes, 17 de mayo de 2011

Nuestro.

Sentir la tensión del momento, mirarlo a los ojos o mas abajo donde se encuentran sus labios. Mantener la vista fija en esos ojos que ansías ver cada día a cada momento y que te gustaría ver a tu lado todo el tiempo posible. Respirar con temor a que algo falle, dejar escapar el aire de tus labios entreabiertos como si tartamudearas, con el corazón a mil por hora. Hablar en ese único momento mágico de cosas sin sentido, o de cosas con mucho sentido como puede ser un nosotros, responder a una frase, dos palabras, cinco letras, un te amo..
y después de pasar todo ese tiempo mirándose, acercase poco a poco hasta sentir la presión de unos labios sobre los tuyos, presión tan suave y ligera como una pluma, y tan placentera como el sentimiento de amor mutuo que pueden sentir dos personas. Fundirse lentamente con tu luz, al ritmo de un solo corazón, lentamente en un bonito y acompasado beso..
Retirarte y observar la faz de tu amor, sonreír, y pensar...y caer en la realidad sobre lo que tienes que hacer a continuación, y por eso, renegarte a cortar tan pronto tu fuente de felicidad.
Fundar bien las rodillas en tierra, acomodarte contra él, y lanzarte a la alegría, presionar tus dulces labios contra los suyos, ahora en un beso salvaje, allegro, un beso en el que ansías querer, deseo, necesidad, y que tus manos vuelen libremente desde su cuello hasta deslizarlas con deliberado cariño hasta ese pelo que tanto amas, aferrarlo y atraerlo hacia ti, sentirlo más y más hasta llegar a jadear, sentir sus manos explorando tu pelo, recorriendo las curvas de tu cuello, hasta como si nada sentirlas de nuevo en la cintura y bajar el ritmo del beso, hasta llegar nuevamente al lindo beso con el que comenzó toda la historia. Retirarte y..
-Casi me comes.
+Quiero comerte.
Levantarte, darle la mano, y caminar calle abajo de nuevo a la sociedad riéndonos de lo sucedido..

No hay comentarios:

Publicar un comentario